enero 11, 2016

De puerta en puerta



Por Reno Massola

Cuando caminamos una  ciudad se nos escapan muchísimos detalles que nos hablan de costumbres, tradiciones y del espíritu del pueblo que la habita. Con paciencia y perspicacia podemos descubrir historias detrás de cada uno de ellos.  Alejo, mi profesor de Historia del arte, nos decía que  nos perdíamos la mitad de la ciudad porque nunca mirábamos para arriba. Y es verdad. 
Al  paso y con paciencia podemos admirar como se imbrica el pasado con el presente en los detalles de  las puertas, por ejemplo. Las  olvidadas aldabas, con la que llamábamos  a los vecinos, hoy sustituidas por un timbre o simplemente por los nudillos de las manos.  El hierro y el cristal remplazando la madera de antaño. El tiempo y sus  malos aliados carcomiendo la historia.
Podría parecer indiscreto ir de puerta en puerta, y más con una cámara fotográfica en mano.  Pero este no es el caso. 












2 comentarios:

Roberto Morejón dijo...

Toc-toc buenismas fotos Reno. un abrazo

Adanys J. Fleite Alonso dijo...

Hago mías tus palabras Robe... Excelentes fotos!!! Un fuerte abrazo para ambos y bendiciones miles con inmensa luz iluminándonos el camino.