noviembre 29, 2017

Electricidad sobre ruedas


Esta semana comenzaron en La Habana las pruebas de terreno de un ómnibus Yutong totalmente eléctrico. Destinado al transporte urbano, el vehículo cubre actualmente la ruta 18 cuyo recorrido va desde la terminal Palatino hasta la Avenida del puerto.
La guagua, como se le conoce popularmente en Cuba y algunos países del caribe a los ómnibus de transporte público, tiene una autonomía de unos 300 km según el fabricante. Este equipo está dotado de cristales oscuros que atenúan la acción de la luz solar. Además el aire acondicionado y los asientos ligeramente acolchados le confieren un gran confort para el pasajero.
Daniel Ríos Santos fue el conductor escogido por su profesionalidad demostrada en más de 20 años como chofer de la terminal. Daniel destaca las bondades de la nueva tecnología que humanizan su trabajo detrás del volante.
Cámaras y sensores en la puerta trasera para controlar el flujo de pasajeros y evitar lastimaduras por el cierre de las puertas. Asiento “inteligente” que se ajusta digitalmente a las características del conductor y que puede guardar hasta 5 configuraciones. La suavidad en los controles es otro de los aspectos que refiere pues no existe mecanismo de embrague y una espaciosa cabina de conducción remata la comodidad de su puesto de trabajo.
El cuidado por parte de la población de este y los demás vehículos que nos transportan a diario, será de vital importancia dado también por sus características especiales. Si bien muchas veces se reclama que no se repleten los ómnibus actuales, aún insuficientes, no es menos cierto insistimos en subir en los momentos picos contribuyendo a su pronto deterioro.
La llegada de esta tecnología a nuestro país se inserta en los esfuerzos por diversificar la matriz energética que actualmente se basa mayoritariamente en la quema de hidrocarburos. Aunque la carga de las baterías del vehículo se realiza desde una estación acoplada al sistema eléctrico cabe esperar el desarrollo en un futuro cercano de un centro de carga alimentado por paneles solares, lo cual lo convertiría en un ómnibus totalmente ecológico.




abril 26, 2017

Cumpleaños de una bodeguita: la del medio



La catedral de la cubanía cumplió este miércoles 75 años. Mundialmente famosa, la Bodeguita del medio arriba a tres cuartos de siglo fiel a la tradición de su fundador Ángel Martínez. Ubicado como lo dice su nombre, el establecimiento alcanzo notoriedad  por la cocina de la esposa de su dueño que poco a poco sedujo con sus olores no solamente a vecinos y amigos.
En el ambiente informal típico de este singular sitio de La Habana se reconocieron a trabajadores con más de 20 años de trabajo. Las paredes fueron tomadas por obras del Proyecto Cultural Color Miel de Caibarien, mientras el artista de la plástica José Ignacio entregó una de sus obras inspiradas en el célebre trago de la casa: el mojito.  
Hoy, con numerosas franquicias dentro y fuera del territorio nacional, La Bodeguita se alza como santuario de la buena cocina cubana, la hospitalidad y cultura criollas.  

A la Bodeguita

Para Ángel Martínez, fundador de la Bodeguita del medio

La Bodeguita es ya la bodegona
que en triunfo al aire su estandarte agita
mas sea bodegona o bodeguita
La Habana de ella con razón blasona
Hartase bien allí quien bien abona
plata, guano, parné, pastora, guita,
mas si no tiene un kilo y de hambre grita
no faltara cuidado a su persona.
La copa en alto, mientras Puebla entona
su canción y Martínez precipita
marejadas de añejo, de otra zona
brindo porque la historia se repita,
y porque lo que es ya la bodegona
nunca deje de ser la Bodeguita

Nicolás Guillén










abril 18, 2017

Habaneando

 Uno de esos dias en que sales con amigos a retratar tu ciudad y descubres la belleza detras de sus derruidos muros o al doblar de una esquina. La Habana y su gente son el tesoro que yace a la luz del sol. Solo agarras tu camara y vas...







marzo 04, 2016

Viaje a Vueltabajo

 
Quiso la geografía que el tabaco encontrara en nuestras tierras su mejor sustrato. De los aborígenes heredaron los emigrantes los secretos y destrezas de su cultivo. Las vegas de San Juan y Martínez y San Luis proveen la magnífica hoja con la que se tuercen, a mano, los mundialmente  conocidos  Habanos. Pinar del Río, o vueltabajo, como se le conoce a la hora de hablar de esta planta, atesora una rica tradición.
En los campos y establecimientos de beneficio encontramos a los depositarios de esa cultura que por estos días está de fiesta con el XVIII Festival del Habano.