diciembre 18, 2007

Habana nuestra

Vea mas reportajes sobre Cuba

Tiene trazos bien firmes y visibles el dibujo de un modelo de participación social y comunitaria, donde el desarrollo local constituye fuente sostenible para la recuperación.


La rehabilitación integral del Centro Histórico de la ciudad de La Habana deviene obra reconocida nacional e internacionalmente, ganadora ahora del Premio Internacional “Reina Sofía” de Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural, en su quinta edición, que será entregado 19 de diciembre. (Ileana Hautrive)




El Convento de Nuestra Señora de Belén, la mayor edificación religiosa del siglo XVIII, con grandes valores históricos y arquitectónicos, transcurre por un minucioso proceso de restauración. Su objetivo es mejorar la atención integral, principalmente socio-sanitaria, al adulto mayor, mediante la creación de un Hogar de Ancianos y un Centro de Rehabilitación Integral Diurno.



Los espacios públicos no sólo contribuyen al esparcimiento. En la Plaza Vieja, una de las cinco principales y más antiguas del Centro Histórico, totalmente recuperada, unos 100 abuelos matriculados en la residencia protegida para las personas de la tercera edad, ubicada a pocos metros, hacen sus ejercicios mañaneros de lunes a viernes.


La fastuosa residencia en la que siglos atrás residiera una acaudalada familia, y después tuviera varios usos que fueron deteriorando el inmueble, hoy es el Centro de Rehabilitación Pediátrica Senén Casas Regueiro. Cuarenta niños de La Habana Vieja, con severas afecciones motoras, allí son atendidos desde el 22 de diciembre de 1999, cuando la instalación reabrió sus puertas. Varias madres de esos pequeños laboran en el mismo centro.


En el mismo espacio donde casi 280 años atrás radicara la primera Universidad cubana, hoy se erige el Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, todavía en proceso de reconstrucción. Allí se conserva la campaña original del otrora Convento de San Juan de Letrán. Han sido respetados el pórtico y el frente del edificio, réplicas de los originales. Sesenta trabajadores de la Oficina del Historiador ya estudian la carrera universitaria Gestión y Preservación del Patrimonio Histórico-Cultural, en sus cuatro perfiles: museología, arqueología, gestión urbana y estudios socio-culturales.






No pueden perderse oficios imprescindibles para avanzar en la conservación y preservación del patrimonio. La escuela-taller Gaspar Melchor de Jovellanos, en funcionamiento desde hace años, donde se forman jóvenes en especialidades como albañilería, carpintería, electricidad, yeso, vidriería, pintura de obra y pintura mural, ahora se expande con otra similar, la Gabriel Aresti, diseñada para vincular estrechamente a carpinteros y vidrieros, como equipo de trabajo.






Cualquier restauración es obra de detalle, dedicación y laboriosidad. Nada que tenga valor histórico, artístico, arquitectónico o ambiental, queda fuera de un minucioso estudio y paciente ocupación.

El fondo habitacional no queda relegado. Familias cuyas viviendas están urgidas de reconstrucción se trasladan a residir temporalmente en comunidades de tránsito hasta tanto concluya la reparación de sus edificios. No todos vuelven a su lugar de origen, teniendo en cuenta la necesidad de habilitar espacios adecuados en correspondencia con la cantidad de residentes. A esos se les entregan casas en otros lugares del propio Centro Histórico y del resto de la provincia. En todos los casos son viviendas confortables, que incluyen elementos arquitectónicos y constructivos tradicionales.

Según la valoración de expertos internacionales, la rehabilitación integral del Centro Histórico revela las posibilidades de emplear el patrimonio como factor de desarrollo y como laboratorio donde se gesta el porvenir.

Los ingresos provenientes de la explotación turística se redistribuyen en el desarrollo económico-social del territorio. Las fachadas de muchos hoteles enclavados en el Centro Histórico, han sido recuperadas total o parcialmente, a fin de conservar su arquitectura original, lo que combina con otras modificaciones interiores más modernas, siempre respetando los valores patrimoniales




Después de 25 años que la UNESCO declarara Patrimonio de la Humanidad al Centro Histórico de La Habana Vieja y su sistema de fortificaciones coloniales, la obra de rehabilitación avanza incontenible.

2 comentarios:

Antona dijo...

Por fin mi sueño,se hara realidad.
Si no pasa nada,En Abril,conocere tu maravilloso pais.Espero conocerte

salu2

J. dijo...

Con ganas de Cuba...

Descubrí hoy tu bog y me encantó!

Saludos desde Madrid.